¿Caza de brujas?

El pasado 19 de julio el Espacio de Derechos Sociales, promovido por Marea Naranja Aragón, convocó una concentración de protesta contra los retrasos en la resolución y el incumplimiento de la legislación por parte del Gobierno de Aragón en materia de Ingreso Aragonés de Inserción(IAI).

Según hemos podido saber, ese mismo día el secretario general del IASS realizó algunas llamadas a centros de servicios sociales públicos en los que exigía explicaciones sobre la supuesta participación de algunas personas en la organización de este acto.

Tenemos que decir que nos sorprende esta práctica, que intenta buscar agitadores o provocadores donde no los hay. La concentración del día 19 no fue un acto de agitación sino de reivindicación ciudadana, que tiene unos motivos objetivos y bien claros, fundamentalmente la protesta por el incumplimiento sistemático y reiteradode la normativa del IAI, especialmente en lo referido a los plazos de resolución que, según la legislación debe ser de un mes y en la práctica se están retrasando hasta 10 meses.

Lo que los ciudadanos esperamos y demandamos de los máximos representantes del Sistema Público de Servicios Sociales en la Comunidad Autónoma de Aragón es un compromiso firme en la resolución eficaz y eficiente de los problemas que conciernen, entre otros, a la resolución del Ingreso Aragonés de Inserción.

Queremos recordar que el IAI es la única prestación económica que en Aragón asegura unas mínimas condiciones de vida de las personas que carecen de otros recursos. Es incompatible con cualquier otra prestación y su cuantía oscila entre 441 y 621 euros. Lo percibe una de cada 90 personas en Aragón; una cobertura inferior a la media a nivel estatal que es de una de cada 84,3 personas como perceptoras de estas Rentas Mínimas de Inserción.

Según las personas afectadas, se está tardando hasta 10 meses en tramitar un expediente de solicitud del IAI. La Ley obliga a hacerlo en 30 días. Las renovaciones, por su parte, se están demorando entre 4 y 6 meses. Eso supone que cientos de personas y familias están viviendo sin ningún tipo de ingreso durante todo ese tiempo, impidiéndoles comprar alimentos, pagar el alquiler, la luz, o las medicinas.

Son absolutamente falsas y calumniosas las excusas que utiliza el Consejero achacando estos retrasos a fallos en la presentación de la documentación. Todo el mundo sabe que LOS RETRASOS SON CONSECUENCIA DE LOS PROBLEMAS DE TESORERÍA, POR CULPA DE UNA ESCASA DOTACIÓN DE LAS PARTIDAS DEL IAI, AL IGUAL QUE OCURRE CON DEPENDENCIA.

El Gobierno de Rudi retrasa más de 10 meses el cobro del IAI a las familias sin recursos, mientras ella percibe puntualmente como sobresueldo una cuantía 4 veces superior al importe de esa ayuda.

Sin embargo se culpabiliza a los solicitantes o a los profesionales por no presentar adecuadamente la documentación. Baste un ejemplo para poner en evidencia el descaro de esta acusación: la mayor parte de “la documentación que falta” se refiere a la tarjeta del INAEM actualizada; esas tarjetas tienen una vigencia de tres meses; cuando se presentaron estaban vigentes, pero tras permanecer el expediente inactivo en el IASS más de tres meses, esa tarjeta ya está caducada y hay que requerir al solicitante su actualización.

Frente a la reforma del Ingreso Aragonés de Inserción anunciada por el Gobierno de Aragón, cuyo único contenido es limitar y recortar su alcance, la auténtica emergencia social de miles de familias en situaciones económicas desesperadas, con incapacidad para cubrir sus necesidades más básicas, hace imprescindible que esta reforma se oriente hacia una Garantía de Ingresos Mínimos para todas las personas carentes de ellos, como la propia Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha sugerido a España en el informe presentado el 16 de julio de 2013. Tal y como este Informe aconseja, el Gobierno de Aragón debería poner en marcha prestaciones con carácter de derecho subjetivo, que garanticen unos ingresos mínimos para cubrir las necesidades básicas y como un instrumento de lucha contra las desigualdades.

Anuncios

Un comentario el “¿Caza de brujas?

  1. Es vergonzosa la prepotencia desde la cual actúa el IASS. Al margen del asombro que me produce esta persecución injustificada debo decir, en base a mi propia experiencia, que estoy cansado de recibir el trato que solamente merecería un delincuente cada vez que acudo a las oficinas del Paseo Rosales, por el simple hecho de reclamar lo que es justo y poner en evidencia al IASS por el incumplimiento continuado y sistemático de la normativa que le es de aplicación.

    Es vergonzosa la discriminación clasista que subyace tras este tipo de comportamientos y reacciones, tratando a cualquier solicitante de una prestación social como si fuera un desecho humano que no merece ni la dignidad de un trato justo, bajo la consideración de que debe dejarse vapulear al antojo de lo que caprichosamente quieran decidir los gerifaltes de turno que se aprovechan todo lo que pueden del cargo que ocupan, que cobran religiosamente sus sobresueldos (como si no bastara ya con su elevado salario) y que no tienen ni la decencia de permitir que los usuarios de los servicios sociales -personas afectadas por problemas realmente graves- tengan la oportunidad de plantear una queja o una reclamación de manera efectiva.

    Es la respuesta típica del que no sabe cómo justificarse: impedir que quien tiene que denunciar algo pueda hablar con quien tiene que hacerlo.

    VERGÜENZA le debería dar al Gobierno de Aragón contar con organismos que actúan de esta manera. VERGÜENZA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s