Sopa de los Pobres o Comedores Sociales

 

¿Tendría sentido en nuestra sociedad actual crear colegios públicos dirigidos exclusivamente a niños y niñas cuyas familias estén en situación de precariedad económica?

¿Apoyaríamos la puesta en funcionamiento de autobuses o tranvías para personas sin recursos?

Todos los ciudadanos que creen en la democracia y en el ser humano responderían NO a las dos preguntas ya que excluyen socialmente, no integran y segregan económicamente, por mucho que se preste un servicio educativo o de transporte.

¿Y por qué se permite la creación de comedores sociales para personas sin recursos? ¿Es que no creemos en la integración social?

Las personas de más edad recordarán épocas pasadas donde existían colegios y centros escolares para personas sin recursos, que con la democracia desaparecieron. Ahora la Educación gratuita es un derecho recogido en nuestra Constitución, pero según parece el LA ALIMENTACIÓN NO ES UN DERECHO y de hecho no se recoge ni en la Constitución, ni el Estatuto de Autonomía, ni en el resto de legislación de Aragón, lo que permite la aparición de “iniciativas graciables y benéficas” como los comedores sociales que denigran al ser humano.

Por ESTOS MOTIVOS desde Marea Naranja Aragón decimos NO a los comedores sociales para personas en situación de escasez de recursos económicos.

Hemos elaborado el documento “La SOPA DE LOS POBRES”, también llamada COMEDORES SOCIALES que define los distintos tipos de comedores, muestra nuestra posición sobre los Comedores Sociales y propone alternativas a los mismos inspirados en los principios de normalización y accesibilidad universal.

Vídeo

Compromiso con los Servicios Sociales

Enhorabuena a las personas organizadoras y participantes por su compromiso con los Servicios Sociales.  Muchas gracias a las personas que nos habéis apoyado.   Aquí os dejamos un vídeo con algunas fotos de hoy gracias a Laura Fernández, Santiago Campos, Luis Urueña y El Ventano.

Recomendamos las fotos de David Asensio y Julio Marín y la sección “Filas de la Beneficencia” en el Heraldo de Aragón